Películas

Revisión de Free Guy: la emancipación de los NPC

Shawn Levy, reconocido cineasta de la trilogía Stranger Things y La noche en el museo, aborda una historia de «redención» con esta película: la de un personaje de videojuego no jugable (NPC) que se da cuenta de su existencia artificial. Luego reescribirá su historia, se convertirá en actor de su destino y guiará a su familia hacia la emancipación y la libertad. ¿Resultó exitoso el cóctel que combina comedia, acción y emoción? La respuesta se puede encontrar en las siguientes líneas.

PARACerca del debut al frente de obras para niños producidas por Disney, Shawn Levy se embarcó en proyectos más personales y ambiciosos como Noche en el museo Dónde Acero Real, dirigida por Steven Spielberg, así como su colaboración con la plataforma de streaming Netflix para la serie Cosas extrañas. Pasaron por alto las comedias familiares grandes con los remakes de la Pantera Rosa o de Trece por docena, el cineasta canadiense cumple con Chico libre un poco de humor más sutil, una gran dosis de acción repleta de efectos digitales y un toque de emoción.

Foto de Alan Markfield. © 2020 Twentieth Century Fox Film Corporation. Reservados todos los derechos.

Con un estilo muy dinámico, el director utiliza fórmulas efectivas, como el plano secuencia de apertura, para sumergirnos de inmediato en el mundo de la película: un juego multijugador online ultraviolento, Free City. Para darle aún más importancia, utiliza planos amplios repletos de detalles. Entre explosiones y tiroteos, somos impulsados ​​hacia el caos permanente que contrasta con la vida cotidiana del héroe. Este contraste se ve amplificado por los frecuentes malentendidos y el choque de culturas entre los NPC y los avatares.

Chico libre escenifica la ciudad virtual sin fe ni ley de Ciudad libre. Guy y Buddy, dos personajes no jugables; Keys y Mouser, dos programadores de Soonami, el editor del juego; Antwan, el codicioso e irascible director de Soonami y, finalmente, la joven desarrolladora Milie, también conocida como Molotov Girl. Shawn Levy dirige a sus actores como de costumbre con una parte de guión y una parte de improvisación. Como en la música, el resultado es más natural, dinámico y fluido. Las respuestas se fusionan con la espontaneidad y sentimos en ciertos momentos que los actores realmente «se sueltan» como durante las rabietas de Antwan.

© 2020 Twentieth Century Fox Film Corporation. Reservados todos los derechos.

La historia es la de Guy (interpretado por Ryan Reynolds), un cajero de Free City Bank, que lleva una vida sencilla y exuda optimismo. Le gusta compartir una taza de café con Buddy, el guardia de seguridad del banco al que roban regularmente. Los jugadores o más bien sus avatares suben de rango en el juego al cometer actividades ilegales con violencia y actos de vandalismo. La irrupción de Molotov Girl en la vida de Guy, de la que se enamora, cambiará las reglas del juego. Ella le abrirá los ojos mostrándole que él es solo un personaje de fondo en un videojuego y que la única existencia que ha conocido no es real. Guy se convierte entonces en la única «buena persona» en este mundo cínico e ilimitado. Tanto es así que se convierte en un héroe tanto para los jugadores como para otros NPC. Está reescribiendo su propia historia y estará ansioso por salvar «el mundo». Además, Milie (interpretada por Jodie Comer) tiene una cuenta que saldar con el jefe de Soonami que se robó los códigos de un título que había desarrollado.

Foto de Alan Markfield. © 2020 Twentieth Century Fox Film Corporation. Reservados todos los derechos.

Si las grandes cuerdas del cine de acción están muy presentes con el gran golpe de los efectos visuales digitales, Shawn Levy supo inculcar el pequeño toque de humor que desactiva el lado a veces «demasiado» del género. Los actores participan en este mecanismo sin tomarse nunca demasiado en serio. Sobre todo porque las escenas de acción se basan en estereotipos vistos en ciertos juegos como las ametralladoras que disparan continuamente sin recargar nunca y cuyos casquillos ensucian el suelo a centenares, saltos sobrehumanos, etc. Todo funciona bien y quedamos atrapados en el juego.

Foto de Alan Markfield. © 2020 Twentieth Century Fox Film Corporation. Reservados todos los derechos.

El cineasta también supo ahorrar momentos de calma en su montaña rusa sobre el cine al dejar que la narración se desarrollara, ver cómo se forjaban los vínculos entre los personajes y transmitir un pequeño mensaje sobre la libertad de nuestras elecciones. La película también esboza las tensiones económicas que reinan en los grandes estudios de videojuegos. Sobre todo, Shawn Levy logra dejar un poco de espacio para un romance entre Milie y Keys, un poco predecible desde el principio pero bastante bien educado.

La fotografía del mundo real (Boston) es bastante austera y utiliza una paleta de colores decididamente genial: gris, azul marino y negro. Se pensó que las tomas acentuaban la impresión de confusión con una gran cantidad de cámaras de mano. Para transcribir Free City, los colores son más cálidos y vívidos. Las composiciones son más nítidas con planos más amplios y simétricos. La confusión entre el mundo real y el virtual nunca surge. Pasar de un universo a otro (proceso utilizado en muchas películas) siempre asegura más dinamismo, tanto visual como narrativo.

Foto de Alan Markfield. © 2020 Twentieth Century Fox Film Corporation. Reservados todos los derechos.

Para cerrar la aventura que se dirige hacia un final esperado, Shawn Levy empuja los controles deslizantes al máximo con una pelea épica y loca plagada de referencias que atraerán a los conocedores y al público en general con préstamos de Minecraft o para Guerra de las Galaxias. Free Guy ofrece un momento de entretenimiento que logra ofrecer dos niveles de lectura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba